Obtén asesoría llamando al 0800 8238

Robo o intrusión

En la mayoría de los robos o intrusiones que afectan a casas, departamentos u oficinas, los ladrones suelen ingresar a través de un acceso (puerta o ventana) que ha quedado abierto por descuido o que ha sido un blanco fácil de vulnerar. Hoy en día, muchos robos pueden ser prevenidos simplemente poniendo en práctica algunas estrategias de disuasión.

Frente a un caso de robo o intrusión es preciso recordar que existe mucho más en juego que las cosas materiales. Ante todo, se debe velar por la seguridad e integridad de las personas que se ven involucradas en este tipo de situaciones. Los siguientes son algunos consejos sobre cómo prevenir una situación de robo o intrusión:

  • El uso de un sistema de alarma siempre será un elemento disuasivo frente a este tipo de riesgos.
  • Antes de ir a dormir o al salir de la casa, departamento u oficina, es necesario verificar que las puertas y ventanas han quedado cerradas.
  • Instalar una cerradura adicional en las puertas y ventanas que conectan con el exterior. El uso de un bloqueo extra que sólo pueda ser operado desde el interior de la propiedad.
  • Evitar instalar puertas de vidrio en áreas que conecten con algún patio o jardín, ya que resulta muy tentador para los ladrones.
  • En caso de no poder reemplazar las puertas de vidrio deslizable, el uso de una tabla en la parte inferior-interior de la puerta ayudará a que sea más difícil abrirla desde el exterior.
  • Sospeche de cualquier persona que solicite entrar a su casa, departamento u oficina, aludiendo a razones de mantenimiento desconocidas para usted. Es clave siempre exigir que la persona que ingresen al inmueble muestren algún tipo de certificación.
  • Es clave reemplazar las lámparas exteriores quemadas rápidamente, puesto que los ladrones más experimentados sabrán interpretarlo como una señal de vulnerabilidad, que pueden aprovechar para su propio beneficio.
  • Mantenga árboles y arbustos ubicados cerca de las puertas y ventanas podados. Éstos son utilizados por los ladrones para ocultarse, incluso para trepar como si se tratara de una escalera.